Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web.

REFORMA DE LAS PENSIONES

Con la reforma de las pensiones, que eleva la edad de jubilación y que desde este año 2014 se ha desvinculado la revalorización de las prestaciones a las subidas del IPC, los españoles recibiremos durante menos tiempo la pensión y la cuantía será menor. Leer +

Ante esta previsible pérdida de poder adquisitivo por parte de los pensionistas, será necesario complementar el cobro de la pensión con la obtención de otras rentas para cuadrar el presupuesto familiar y seguir disfrutando de un nivel de vida confortable.

Es por ello que si se comienza a ahorrar a una edad temprana, el esfuerzo ahorrador será mucho menor que si se retrasa el momento de empezar a ahorrar.

No podemos hablar de inversiones mejores ni peores para la jubilación, sino del producto más adecuado según sus características y necesidades particulares teniendo en cuenta el perfil de riesgo, la rentabilidad, las necesidades de liquidez, la cantidad a ahorrar, gastos y la fiscalidad de los productos financieros.

grafico 2

Si bien cuando hablamos de productos financieros para la jubilación el primero que nos viene en mente son los famosos Planes de Pensiones, hay infinidad de productos que pueden ajustarse mejor a nuestras necesidades, como por ejemplo, el Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS).

El Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) es un producto financiero que permite generar un ahorro de capital para el futuro de forma cómoda y sistemática. Durante este plazo, el titular irá realizando aportaciones periódicas, que estarán remuneradas según el interés pactado previamente.

Las aportaciones que se realizan a los Planes de Pensiones tienen un tratamiento fiscal ventajoso ya que sirven para reducir la tributación en el IRPF de sus titulares, en cambio, tienen poca liquidez ya que no se puede rescatar el dinero hasta la jubilación salvo excepciones como una discapacidad justificada o un desempleo de larga duración.

Sin embargo, los PIAS permiten rescatar nuestro dinero en caso de necesitarlo (tributando por los rendimientos generados hasta la fecha como rendimientos del capital mobiliario), aunque no ofrecen beneficios fiscales hasta el momento de cobrar la prestación final, siempre que hubiesen transcurridos 10 años desde la primera aportación y se constituya una renta vitalicia con el capital acumulado.

El rendimiento obtenido a lo largo de estos años queda exento de tributación en el IRPF, se tributa por la renta vitalicia que según la edad que se tuviese en el momento de contratarla disfruta de importantes reducciones fiscales. Si no se constituye una renta vitalicia y se rescata íntegramente en forma de capital tributará por el rendimiento del capital mobiliario.

En definitiva, el PIAS es un producto financiero destinado a particulares de tipo más conservador, que no deseen correr riesgos en sus ahorros y asegurar la rentabilidad y al mismo tiempo poder disponer de su dinero en cualquier momento.

Dado que la oferta es múltiple y con tratamientos fiscales diferentes en función del producto elegido, será clave disponer del asesoramiento profesional y personalizado que le ofrecemos en ABAD & SINTES sobre los productos financieros que mejor se adaptan a sus necesidades, ya que seguramente el producto que le ofrece el comercial de su entidad bancaria o aseguradora puede que no sea el mejor para sus intereses.